Skip links

Caso práctico: Tratamiento y Mantenimiento Preventivo de Enfriadores Adiabáticos.

El enfriamiento adiabático es un proceso físico mediante el cual se produce el enfriamiento del aire mediante la evaporación de agua previamente añadida. Para conseguir la evaporación de agua en la corriente de aire, lo más habitual es la pulverización directa de microgotas de agua o vapor. El objetivo es una disminución de la temperatura seca y un aumento de la humedad absoluta y relativa.

El aire seco a su paso por el climatizador atraviesa la sección de humidificación en la que se produce el aporte de agua mediante lanzas de vapor, o paneles húmedos. El incremento en el nivel de humedad por encima del nivel de saturación del aire, sumado a la circulación de aire seco, provoca la evaporación directa de las microgotas de agua líquida.

El consumo de energía de estos sistemas es, por lo tanto, muy bajo, ya que solo existe consumo en los ventiladores utilizados para el trasiego del aire, y de las pequeñas bombas necesarias para recircular el agua de refrigeración y se consiguen enfriamientos del aire entre 2 ºC y 10 ºC.

Estos sistemas son muy eficientes energéticamente, pero tienen dos inconvenientes principales:

  • La evaporación del agua de la balsa produce un aumento del nivel de sales llegando a superar los índices de solubilidad produciéndose incrustaciones importantes.
  • El agua de la balsa está a una temperatura que favorece la proliferación bacteriana

Aquí es donde entra GRUPO BETA, que, con un efectivo sistema de purgado por conductividad y adición de productos de acondicionamiento, hace que el agua sea microbiológicamente inocua y que esté equilibrada (no tenga carácter oxidante ni incrustante).

El equilibrado químico del agua se consigue mediante una lectura de conductividad en continuo, cuando se supera el valor de consigna (establecido por el técnico cualificado de Grupo Beta) abre la válvula automática de entrada de agua para que, por desborde, se produzca la renovación hasta valores óptimos de conductividad, pH y rédox. Se instalan unos rac con testigos de corrosión realizados con diferentes metales para atestiguar que el agua no tiene ninguna acción agresiva contra ninguno de los metales que componen el enfriador.

Para eliminar el crecimiento bacteriano, se realizan choques automáticos de biocida PAB17A. Este biocida está especialmente diseñado para sistemas de humectación donde los olores son un factor importante.

El agua de aporte a estos equipos de enfriamiente procede de la lluvia recogida en dos aljibes de un millón de litros cada uno. Si es necesario se aporta también agua de la red municipal. Dada la variabilidad del agua de aporte, GRUPO BETA ha optado por un sistema de descalcificación de intercambio iónico con un punto diferenciador: la medida en continuo de la dureza total de salida.

Generalmente los descalcificadores realizan su regeneración por volumen de agua tratada. En este caso, al variar notablemente la dureza del agua de entrada (muy poca en lluvia, mucha en red municipal), se producían regeneraciones no necesarias con el consiguiente consumo de agua y de sal.

Con la medida en continuo de la dureza de salida y con la programación de las válvulas del descalcificador se consigue que el equipo realice una regeneración cuando verdaderamente sea necesaria, es decir, cuando se supere el valor de consigna marcado por GRUPO BETA.

El estado de los equipos de tratamiento, las lecturas de conductividad, los niveles de productos químicos y las averías están registradas en un microprocesador. Este se comunica mediante protocolo MODBUS TCP/IP con el scada del cliente, ofreciendo la siguiente información en un HMI a tiempo real.